lunes, 30 de marzo de 2009

After Hamlet

A Aki Kaurismaki

Y la muerte dejó un silencio absurdo.

Los empleados corrieron las cortinas,
limpiaron la sangre,
cubrieron los muebles con sábanas blancas...

Mientras,
pensaban:

¡cuánta nobleza al pedo!

1 comentario: