sábado, 28 de febrero de 2009

Vida de Artista (I)


A Daniel Johnston

Misterio de la melodía.
Anclado en una estrella.

Arcano melancólico
abrazado a la pasión.

Acaso un ángel
sosteniendo
la mirada del demonio.


Te vas
solo
al hoyo negro y el agua turbia...

...pantanos del alma.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Día de la Asunción

El humo de la fábrica
sube al cielo

refulgente

Los rayos del sol no lo traspasan.

Incómodamente lúcido

Pinky, por qué aullás que yo escapaba,
si quien escapó... fuiste vos.

Una latigazo de luz
Te deja ciego

Y cuando volvés a la caverna
El corazón se te parte
Por tanto ciego que no quiere ver

Duele esta sensibilidad que tiende puentes a la nada
A lo remoto
A lo pasado

Duele esta virtualidad
el Silencio,
el Olvido,
la Apatía

¿Qué le pasa a tu corazón?

Acaso son monos o marcianos
Acaso naciste por error
Fuera de época
Esta vibración profunda del alma
Que te insufla y consume vida
Es demasiado para uno solo

Oh Pinky, no quería ser carne de cañón

domingo, 22 de febrero de 2009

Voluntad rotunda

Pluralidad de formas,
revolución del cosmos,

millones de eones,
distancia al cuadrado.

Ventanas de luces
en apertura simultánea.

Tormentas de vértigo.
Orquestas del mar.
Vestidos de tierra fresca.
Danzas multicolor
entre la profusión del verde.
Alegría del agua

y Risas,

Risas,

Risas.

SERÁ.

Vida (II)

Un soplo del viento nos lleva
este racimito de años...
Parecía tan pesada
y se escapa en el vuelo
de un día y una noche.
Fugaz delicia de unos pocos...
Cuántos que no te ven.

viernes, 20 de febrero de 2009

Poema de amor

Te amo
de una forma como nadie lo va a hacer,
creéme.

Como vos querés,
sin compromisos.

No es un amor puro
ni maldito,
no es un arma apuntando a la cabeza
ni una promesa de paz.

No es inolvidable
ni enorgullece.

No nos hace mejores o peores,
este puto sentimiento del orto.

jueves, 19 de febrero de 2009

Del patriarcado

Un falo de 95 pisos colapsa por el impacto de otro
con 297 pasajeros...

El sistema patriarcal se desmorona.

miércoles, 18 de febrero de 2009

Ciudad prostituta (fragmento)

Desde la plaza Colón hasta el Palacio de Justicia,
algunas cuadras...
El alma se me desborda
en el aire helado de la noche.
Las eternas preguntas: de dónde vengo, adónde voy.
Sin axiomas.
La calle no es lugar para gente "bien",
y yo sólo busco desinyectarme el miedo
que me inocularon en la cuna.

Y te busco en la noche,
Ya son días o años o meses
Te atraparon las sombras,
¿o fue a mí?

martes, 17 de febrero de 2009

Pelotudos

Y sí, a veces se me da por pensar que somos todos unos pelotudos.
Qué se le va a hacer, es una cagada, nací con este prejuicio del orto.
Sí, me van a decir que hay pelotudos y pelotudos, totalmente de acuerdo.

Por mi parte, tengo un radar para detectar pelotudos, casi infalible.
¡Y lo peor! Me avisa cuando yo me estoy comportando como pelotudo...
Imagínense estar histeriqueando con una minita y que una vocecita pelotuda te esté gritando: pelotudo pelotudo pelotudo....

Creo que los Coen me entenderían.

lunes, 16 de febrero de 2009

Un lote de infelices y un par de listos

Gracias Fernando

Chiquititos
Pululan en la ventana
Los peinados de hoy
En cerebros vacíos

Decadencia...

La viva llama de la vela que se apaga
Las viejas estructuras ya no soportan
las ideas nuevas

Abortos de lo vetusto
Lo caído
Lo que ya no dice nada
La retórica pomposa de centurias sin misterio

El grito desgarrado
El clamor de la pasión
La sangre que se nos espesa
Y el oscuro abismo de una soledad absurda

Autómatas modernos

domingo, 15 de febrero de 2009

Abelismo

Lo que nadie sabe, o lo que es peor, sabe pero no dice, es la complacencia del joven bello y sereno Abel por su perfección de bondad y por la aceptación del viejo Adán. Cada planta cultivada, cada rebaño pastoreado con la aplicación de un niño prodigio y disciplinado lo envolvía en una aureola de mística perfección que se deleitaba en presumir a su desfavorecido hermano.

Abel le robó la virtud a Caín para poder perpetuar en la tierra la marca de la serpiente, la marca de Judas, la marca del orgullo y la soberbia escondidas en la humildad más hipócrita de la historia bíblica. Abel es el ángel envidioso, Caín es el hombre imperfecto, la víctima de una sublevación truncada.